viernes, 26 de agosto de 2016

REFLEXIÓN DE INICIO DE CICLO ESCOLAR



Cuando observamos a nuestros hijos no podemos disimular el gran orgullo que sentimos, nuestra mente se ve desbordada de los mejores deseos para que sean triunfadores; pero ¿Qué hacemos por apoyarlos? ¿Solucionarles todos los problemas? ¿Y cuando ya no estemos con ellos, podrán cargar con la responsabilidad? No es que los dejemos solos a su suerte, después de todo siguen siendo niños, acompañemos sus ratos de alegría y tristeza, sus triunfos y fracasos, orientemos sus decisiones y hagamos que comprendan que todas tienen consecuencias ¿buenas o malas? depende de lo acertado que fueron.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada